Una vida sana, clave para salir de la pre-diabetes

Mucho se ha hablado de la importancia de los niveles de azúcar en sangre incluso antes de desarrollar una diabetes, ya que se trata de un factor de riesgo importante.

Sin embargo, al igual que debemos tener atención a este dato de nuestro análisis médico, también debemos ser conscientes de que es algo reversible, y que debemos tomar como una alerta, pero no como un anuncio de lo inevitable.

La revista Journal of Internal Medicine publicaba recientemente un estudio en el que un grupo de investigadores del Centro de Investigación sobre el Envejecimiento del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) observaban que desarrollar diabetes depende mucho de nuestros actos.

Comenzaron la investigación analizando a 2.575 hombres y mujeres de 60 años de edad, todos ellos sin diabetes. De todos ellos, 918 presentaban altos niveles de azúcar en sangre.

12 años después, 119 de aquellas 918 desarrollaron diabetes. 204 de las personas que no presentaban altos niveles de azúcar también.

¿La clave? Según estos investigadores, el factor diferencial para desarrollar o no la enfermedad ha sido cambiar el estilo de vida, adoptando hábitos más saludables, controlando el peso y la presión arterial…

Se trata de un estudio limitado, del que no podemos sacar conclusiones 100% seguras, pero los propios investigadores subrayan que debemos tomarnos unos niveles altos de azúcar en la sangre como un aviso de nuestro cuerpo, al que debemos responder cambiando nuestros hábitos. De hacerlo, 2 de cada 3 personas mantendrán o revertirán esos altos niveles de azúcar, sin llegar a desarrollar una diabetes.

Un consejo muy a tener en cuenta, ya que hablamos de que, en todo el mundo, cerca de 352 millones de adultos tienen un nivel elevado de azúcar en sangre. Una cifra que se cree que subirá a 587 millones en los próximos 25 años, el 8,3% de todos los adultos del planeta.

Compártelo a través de

También te puede interesar