Tengo diabetes y me duelen las piernas, ¿qué hago?

Una complicación habitual de la diabetes, debida normalmente a un mal control de la glucosa durante mucho tiempo, muestra su cara mediante el dolor de piernas. Hay dos motivos principales que causan este problema: puede que el dolor lo causen venas dañadas por una mala circulación (varices); o también puede deberse al daño que sufren los nervios ante altos niveles de glucosa (neuropatías).

El problema es serio, ya que a las molestias hay que añadir el riesgo de que los problemas empeoren, y degeneren en pie diabético o incluso amputaciones. Por eso es importante prevenir esta situación mediante un correcto control de la diabetes.

Hay varios consejos que nos ayudan a prevenir y aliviar estos dolores. Lo primero, insistimos, un buen control de los niveles de glucosa, una dieta adecuada, y una actividad regular. Todos estos factores van a favorecer una mejor circulación sanguínea, evitando daños a nervios y capilares.

Además, podemos realizar una tarea diaria de masaje y control. Mediante el masaje de las zonas activaremos la circulación, y al mismo tiempo revisaremos que no haya rojeces o zonas marrones que deba revisar un médico. El masaje podemos darlo con una crema hidratante que evite la sequedad de la piel, eliminando riesgos de inflamación o heridas, más comunes en pieles secas.

Un enemigo de la circulación es el calor. Ni tener las piernas al sol en verano ni las mesas camilla o mantas eléctricas en invierno benefician en absoluto a nuestros vasos sanguíneos (y eso sin hablar del riesgo de quemaduras). Tampoco los baños o duchas muy calientes.

Además del ejercicio, otra forma de ayudar a que la circulación de nuestras piernas vaya mejor es darle un descanso a su sistema circulatorio. ¿Cómo? Teniéndolas elevadas varias veces al día. 3 o 4 descansos de 15 minutos serán suficientes para aliviarlas un poco de su carga diaria.

Por supuesto, nuestro médico también puede ayudarnos con los dolores mediante un tratamiento. No dejéis de contarle a vuestro doctor ésta o cualquier otra complicación de la diabetes que detectéis.

Pero, no nos cansaremos de decirlo, lo ideal es evitar estas complicaciones mediante un buen control glucémico.

Compártelo a través de

También te puede interesar