¿Qué es la diabulimia? Síntomas del trastorno

¿Sabes lo que es la diabulimia? Su nombre nos da alguna pista, ya que es un compuesto de diabetes y bulimia. Se trata de un trastorno alimenticio en el que el paciente, normalmente joven, busca una pérdida constante de peso, y lo hace saltándose las inyecciones de insulina, de forma que la diabetes muestre uno de sus síntomas más habituales cuando no es correctamente tratada.

Los riesgos para la salud combinan lo peor de ambas enfermedades, ya que a los problemas asociados con la pérdida excesiva de peso, añadimos los de mantener una alta concentración de glucosa en sangre. De hecho, los riesgos para las personas con diabetes se llegan a multiplicar hasta por tres.

Por eso es importante detectarla, ya sea en nuestro comportamiento o en el de los jóvenes, principales candidatos a sufrir este trastorno. Será necesaria la intervención de un nutricionista que planifique una alimentación saludable, y un mejor seguimiento del cumplimiento del tratamiento para la diabetes.

Pero, ¿cómo detectarla? Al no haber conductas tan evidentes como los vómitos, el ejercicio excesivo, ayuno… no es tan fácil de detectar como otros trastornos alimenticios. El principal indicador es que el paciente tiene una hemoglobina glicosilada consistentemente alta. No será un paciente que incumpla ocasionalmente el tratamiento de insulina, por contra lo hará regularmente.

Un paciente que elimine por completo la insulina tendrá frecuentes casos de cetoacidosis, ya que sus células no recibirán la glucosa que necesitan. También sufrirán las consecuencias de sus problemas: menstruación irregular, fluctuaciones de peso, cambios de humor, fatiga...

Por supuesto también tendremos comportamientos extraños como frecuentes olvidos del glucómetro, controles de tiras poco fiables que no se corresponden luego con la hemoglobina glicosilada… Intentarán evitar (a su entorno y a ellos mismos) los altos niveles de glucosa que está soportando su cuerpo.

También odiará inyectarse la insulina en público (porque le obliga a hacerlo) y acostumbrará a perder citas con su médico, para ocultar el problema.

Y tenemos rasgos habituales de la bulimia como el desorden del patrón alimenticio, que alterna atracones y ayunos, culpabilidad al comer mucho, una atención desmedida por el peso corporal, realizar acopio de alimentos…

Es un problema que afecta a bastantes personas, aunque las mujeres adolescentes suelen ser el perfil más habitual. Con cariño, y la ayuda de profesionales de la nutrición y la psicología, es posible conseguir que estas personas superen el problema, recuperen su autoestima y dejen de lado la ansiedad que les producía esta condición.

Compártelo a través de

También te puede interesar