La motivación y el control de la diabetes

Cuando tienes una tarea que nunca finaliza como la de controlar tu diabetes, que a veces sientes que te ocupa las 24 horas del día, los 7 días de la semana, sin vacaciones… no es difícil caer en la desmotivación.

No son pocos los que van relajando su control, y comienzan a saltarse controles de glucosa capilar, abandonan el ejercicio, cuidan cada vez menos sus comidas… a veces autoengañándose con mentiras como “ya sé cómo estoy de azúcar sin medirla”.

Sobra decir que es un error del que hay que salir lo antes posible. No debemos caer en la dejadez, y debemos mantenernos motivados para llevar un mejor control de la diabetes.

Normalmente un refuerzo muy positivo suele ser el uso de monitorización continua de glucosa (MCGs). Cuando la persona sabe en todo momento, sin pinchazos y de una forma más discreta, sus niveles de glucosa, es más fácil darse cuenta de dónde les lleva la dejadez, y sus esfuerzos los ven reflejados en forma de mejores mediciones del aparato.

Mantener las citas con el doctor también ayuda a sentirse más alentados a llevar un mejor control.

Pero también es importante trabajar nosotros mismos nuestra mente. A veces objetivos que nos resultan un poco abstractos como “vivir más” o “evitar complicaciones” no son capaces de tirar de nosotros. Los miedos son motivaciones más débiles que factores que nos resulten más positivos. Es el momento de cambiar el punto de vista y fijarnos en los beneficios que un buen control nos da en nuestro día a día. Podemos hacer una lista de cuáles son, y tenerla en nuestro tablón. ¿Estás de mejor humor cuando controlas mejor tu diabetes? ¿Te dan ganas de hacer cosas que no haces si descuidas tu control? ¿Te sientes con más energía? ¿Duermes o te concentras mejor?

Del mismo modo, fijarnos objetivos realistas a corto plazo, que podamos cumplir, nos servirá para motivarnos mejor. En lugar de “tengo que adelgazar” piensa “debo perder 5 kilos en los próximos 5 meses”. O puede que tu objetivo sea mejorar tu próximo resultado de HbA1c… busca la opción que más te motive.

Cada uno debe encontrar su forma de motivarse. Hay infinidad de trucos, y seguro que alguno o varios de ellos te funcionan.

Por ejemplo, hay quien agrupa actividades que les gustan con las que les cuestan más trabajo, de forma que piensen en ella como en una sola. Por ejemplo, jugar con tu mascota un rato podría ir precedido de un control de glucosa. A tu media hora diaria de ejercicio le puede seguir un baño relajante o un episodio de tu serie favorita.

Tu entorno también es importante. ¿Qué pueden hacer los que te quieren para motivarte? O, muy habitual, ¿qué deben dejar de hacer?

Y no olvides que cualquier objetivo que te pongas lleva un proceso, y que éste puede tener altibajos. Cualquiera puede proponerse una mejora y tener un desliz. Lo que debemos vigilar es que esos pasos atrás no sean algo que se repita en el tiempo, ya que eso sería señal de que no estamos haciendo algo bien, y debemos cambiar la manera en la que nos estamos motivando.

Se trata de encontrar lo que funciona para cada persona. Una vez que lo hagas, simplemente ver los resultados se convertirá en una motivación más, y la rueda no dejará de girar.

Compártelo a través de

También te puede interesar