La diabetes y la salud dental

Ya sabemos que la diabetes disminuye nuestra resistencia inmunitaria, y nos hace más vulnerables a virus, infecciones… Por eso, la prevención es la mejor arma para evitar complicaciones, y nuestra boca no es ajena a estos problemas.

De hecho, por ejemplo existe una relación directa entre la gingivitis y la periodontitis, las enfermedades más comunes de las encías, y la diabetes.

Por un lado, por los problemas del sistema inmunitario antes mencionados, y la dificultad a la curación y cicatrización, los enfermedades de las encías son más frecuentes y graves en las personas con diabetes. Según la Sociedad Española de Periodoncia, una persona con diabetes tiene 3 veces más probabilidades de sufrir una periodontitis. En el otro sentido, evitar estas enfermedades parece que ayuda a mantener un mejor control del azúcar en la sangre, ya que las mismas aumentan la resistencia a la insulina.

Un problema tan común como las caries también está relacionado con la diabetes. Los estreptococos que las producen se extienden mejor en entornos con niveles altos de azúcar, por lo que cuando el nivel alrededor de las encías es alto dañan más el esmalte dental.

La falta de respuesta inmunitaria también expone a las personas con diabetes con mayor frecuencia a las infecciones por hongos, que pueden producir aftas, dificultad para tragar…

Por último, hay una relación más entre la diabetes y la salud bucal que queremos señalar: las operaciones. Si un odontólogo va a practicar algún tipo de cirugía en nuestra boca, es muy probable que nos recete antibióticos para eliminar riesgos de infección. En ese caso, mantener los niveles de glucosa controlados ayudará a evitar cualquier complicación.

Así que ya sabéis, cuidad vuestra salud dental visitando periódicamente al dentista, realizando limpiezas bucales, y cuidando vuestra higiene dental diaria. No sólo mejorará vuestra sonrisa, también vuestro control sobre la diabetes.

Compártelo a través de

También te puede interesar