Así empieza el 2020 la diabetes en el mundo

Hace un par de semanas la Federación Internacional de Diabetes hacía pública la novena edición de su Atlas de la Diabetes, en el que ofrece una visión global de la enfermedad. ¿Qué conclusiones podemos sacar de este informe?

Lo primero, el importante crecimiento de la enfermedad, que se ha triplicado en los últimos 20 años. Hemos pasado de una estimación de 151 millones de personas con diabetes en el año 2000, a comenzar el 2020 con 463 millones de personas afectadas por la enfermedad. Todo esto convierte a la diabetes en el problema de salud que más ha crecido en lo que llevamos de siglo.

Las comidas ultraprocesadas, las altas calorías, el sedentarismo… explican en parte el aumento de la diabetes tipo 2, y que las ciudades sean un lugar con más pacientes. Sin embargo, los porcentajes de enfermos de diabetes tipo 1 y de los rurales también aumentan.

Esto supone un 10% del gasto sanitario mundial. Pero no todo se puede medir en dinero. La ansiedad, la preocupación, y los problemas que afectan a la calidad de vida de las personas con diabetes tienen un coste que no se puede valorar económicamente.

Por zonas, el norte de África y Oriente Medio es la zona con una mayor presencia de la diabetes, con un 12.4% de la población afectada. Le siguen el Sudeste asiático y Oceanía con un 11.4%.

Por contra, el África subsahariana con un 4,7% es la zona del globo menos afectada. Les seguimos en Europa, con un porcentaje medio del 6.3%, porcentaje que se supera en España, que se coloca como quinto país europeo con más números de casos.

Antes datos tan desesperanzadores, hay esperanza. La prevención de la diabetes tipo 2, y un mejor control de la tipo 1 pasan por hábitos de vida saludable, tanto en la comida como en el ejercicio, unos ciudadanos informados, y un marco de salud que apoye el control y la prevención de la diabetes. Por eso el informe pide una respuesta multisectorial que ponga freno al crecimiento de la diabetes.

Todo suma, desde acuerdos a nivel mundial hasta iniciativas locales. Así que desde la Federación Internacional finalizan su exposición haciendo cuatro recomendaciones:

  • Priorizar el control y el cuidado de la diabetes, desde informar a la población para detectar síntomas, a ofrecer un mejor tratamiento a las personas ya diagnosticadas.
  • Desarrollar e implementar planes nacionales contra la diabetes, que mejoren la situación y provoquen un mejor acceso a nivel mundial de cuidados y tecnología, cerrando las brechas existentes.
  • Extender programas que ayuden a prevenir la diabetes y sus complicaciones, a través de una mejor educación dietética, y del fomento de una vida activa.
  • Por último, promover la investigación, para lograr nuevos avances que permitan seguir previniendo la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes.
Compártelo a través de

También te puede interesar