¿Qué es el pie diabético?

Hoy Mamá con Diabetes nos habla sobre una de las complicaciones más aparatosas y comunes de una diabetes mal controlada.

Una mala adherencia al tratamiento de nuestra diabetes puede tener consecuencias en nuestro cuerpo.

Pero son los pies con los que tenemos que tener un gran cuidado y no dejar de observarlos de vez en cuando. Y más cuando los niveles de azúcar en nuestro organismo son altos de forma prolongada ya que debido a esto, se pueden producir daños en nuestras terminaciones nerviosas y en la circulación de la sangre provocando el fenómeno que se conoce como pie diabético, que produce lesiones y úlceras en la extremidad, y que si no se trata a tiempo puede acabar en la amputación de la misma.

El pie diabético afecta al 7% de la población con diabetes.

El 40% de las lesiones en el pie diabético podrían evitarse si se trataran de manera precoz.

Es por eso que desde la educación diabetológica se recomienda acudir de forma periódica a un podólogo. Además, en muchos hospitales ya se están creando unidades especializadas en pie diabético, donde hacen comprobaciones con el filamento de Semmes-Weinstein y la biotesiometría, y si se detectan alteraciones se procede a las curas pertinentes que el paciente así precise.

Las cámaras hiperbáricas están siendo un gran descubrimiento para los enfermos de pie diabético y sirven de una gran ayuda al paciente con diabetes, con grandes úlceras y mala circulación. En varias sesiones, aparte de cambiar por completo la coloración de la piel producida por la mala circulación, es habitual curar úlceras que llevaban meses sin curarse, con el consiguiente riesgo de graves complicaciones.

Unas medidas a tomar en cuenta para cuidar nuestros pies serian:

  • Inspeccionar diariamente el estado del color de la piel y de las uñas del pie y comprobar si existen rozaduras o enrojecimientos.
  • Tener una buena higiene con agua templada y jabón neutro, secándolos y evitando humedad entre los dedos.
  • Hidratar bien los pies con una crema especialmente indicada para pie diabetico.
  • No andar descalzo de forma frecuente.
  • Utilizar zapatos de piel, holgados, cómodos, y bien sujetos al pie.
  • Los calcetines adecuados son los de algodón, hilo o lana.
  • Por supuesto, el ejercicio es fundamental.

Importante: en caso de observar cualquier anomalía en tus pies, por mínima que sea, acude urgentemente a un especialista como a tu servicio de endocrinología.

Compártelo a través de

También te puede interesar