Entrevista Sergio Jornet: 'En ejercicios de resistencia se produce una hipoglucemia mantenida en el tiempo de hasta 12 horas'

Ha sido campeón de España en heptatlón y decatlón, pero ahora el atleta Sergio Jornet tiene Tokyo en el punto de mira. Hablamos con él sobre sus opciones.

Hola Sergio.

Hola a todos los amigos de “Objetivo #Cerohipoglucemias”.

Encantado de poder compartir mi experiencia y aportar mi granito de arena a todos aquellos diabéticos/as de todas las edades pero sobre todo a los niños y más jóvenes que sean deportistas o simplemente que les guste practicarlo. Incluso si esta entrevista puede ayudar a familiares, padres/madres, o personas involucradas en la vida de un diabético/a.

¿Cómo fuiste decantándote por el decatlón como especialidad?

Siempre me ha gustado el deporte, desde mi infancia he sido un chico deportista, he practicado todos los deportes habidos y por haber. Siempre se me daba bien correr, mi vida atlética comienza siendo un niño en las típicas carreras populares y crosses escolares desde los 4 años, pero no fue hasta los 12 años cuando comencé a hacer atletismo a más rendimiento (entrenamientos y competiciones de pista), una vez ahí me di cuenta de que me gustaba realizar todas las pruebas y no quería especializarme en una prueba en concreto pues se me hacía monótono, con lo cual, la prueba que reunía todas esas condiciones era y es el decatlón. Son 10 pruebas (de velocidad, de saltos, de lanzamientos, de vallas, de resistencia), donde tienes que tener dominar y tener un equilibrio en todas las pruebas ¡¡y es genial!!

¿Qué prueba es tu favorita y cuál la más complicada?

A nivel personal, mi prueba favorita dentro de las pruebas combinadas son las vallas, en la temporada de invierno 60 metros vallas (heptatlón) y en verano 110 metros vallas (decatlón). La prueba más complicada para mí, y supongo que para la gran mayoría de decatletas, es el salto con pértiga, pues es una prueba muy técnica, la única prueba en la que realizas el salto con un implemento que tienes que manejar a la perfección y tu salto depende de las características de la pértiga junto con las del atleta (longitud, dureza y flexibilidad de la pértiga, y velocidad, fuerza y agarre del atleta).

¿Cómo descubriste que tenías diabetes?

Me fue diagnosticada a los 10 años, me acuerdo que la semana previa a la diagnosticación todos los días en el colegio durante las primeras horas de clase me dolía mucho la cabeza, luego almorzaba en el recreo, y se me pasaba. Durante el día también tenía los típicos síntomas de diabetes como cansancio, visión borrosa, hambre, sed, y ganas de orinar. En mi familia no había casos precedentes de diabetes con lo cual desconocíamos que se tratara de eso, pero sí, algo estaba fallando. Pensábamos que era un típico caso de gripe o bajada de defensas, hasta que fui al centro de salud 1 semana después cuando me otorgaron la cita, me hicieron una prueba de glucemia y di 697mg/dl de glucosa. Automáticamente me dijeron que era diabético y me ingresaron en el hospital.

A día de hoy aconsejo a todos los padres y familiares que en tal que observen esos síntomas en niños o en cualquier otra persona vayan inmediatamente al centro de salud u hospital como urgencia.

¿Notas mucho cambio en tus niveles de glucosa según la disciplina que entrenes?

Por supuesto. Desde que soy diabético y practico atletismo a alto nivel me daba cuenta que no siempre las glucemias se comportaban de la misma manera y que cada componente de actividad física produce distinta glucemia. Incluso hice mi Trabajo de Fin de Grado (TFM) en la carrera de Ciencias del Deporte (CAFD) sobre ese tema. Es cierto que también intervienen otros factores importantes como la ingesta de carbohidratos (CH), las dosis o pauta de insulina y la cantidad, tipo y nivel de ejercicio físico realizado. Llego a las conclusiones de que los ejercicios de velocidad, fuerza y fuerza explosiva (ejercicios de gimnasio) producen hipoglucemias tempranas y prolongadas, aun así con fuerza explosiva las glucemias actúan de manera irregular, y en ejercicios de resistencia se produce una hipoglucemia mantenida en el tiempo de hasta 12 horas post-ejercicio. Es imprescindible saber controlar tanto la ingesta de CH como las dosis de insulina administradas según el tipo de entrenamiento realizado.

¿Cómo te preparas, en relación a la diabetes, antes de competir?

Siendo diabético y practicando deporte de alto rendimiento tienes que cuidarte al máximo e intentar llevar tus niveles y rangos glucémicos controladísimos. Actualmente tengo una hemoglobina glicada de 6,0 HbA1c, en mi caso muy bien, ya que debo y tengo que mantener mis controles glucémicos siempre en un rango de (80-140) para poder rendir al máximo nivel y poder competir en igualdad de condiciones con mis rivales. Las hipoglucemias y las hiperglucemias en entrenamientos y competiciones te dejan “tieso”, “out”, “sin ninguna posibilidad”, además de ser perjudiciales para la propia salud.

Durante las semanas previas a la competición me preparo muy concienzudamente en llevar unos rangos glucémicos buenos, para que el cuerpo asimile esos rangos como los deseables.

Justo antes de la competición surge el efecto de los nervios, que provocan una “hiperglucemia falsa”, es decir, que desaparece una vez iniciada la competición. Yo no me suelo poner nervioso en las competiciones y aun así experimento ese suceso, con lo cual tengo que tenerlo presente para no inyectar insulina innecesaria y que me pase factura a posteriori. Como mi prueba, el decatlón, se realiza durante dos días seguimos, de mañanas y de tardes, durante esos dos días voy con muchos controles, pinchazos y pasadas de sensores, y más aún en plena competición.

El pasado mes de diciembre estuviste concentrado con la Selección ¿cómo ves tus opciones de estar en los próximos juegos? ¿Te ha afectado este parón?

Sí, estuve en la concentración de la selección nacional de pruebas combinadas en Italia como preparatoria para los campeonatos importantes de esta temporada. Esta temporada pintaba bastante bien pero ahora con este parón “obligado” por el tema sanitario del virus ha cortado de modo radical la progresión deportiva de todos los atletas, aun así se hace lo que se puede entrenando en casa con materiales alternativos para mantener al menos la forma física.

Los JJOO son el sueño de todo atleta, y claro que me gustaría, al menos intentarlo y pelear por ello. Soy realista y sé que es muy muy difícil, y que antes tengo que conseguir otros objetivos como ir a Campeonatos Europeos, Mundiales y por último culminar con los Juegos Olímpicos.

¿Cómo te mantienes en forma en casa?

Dentro de lo que cabe intento entrenar lo mejor posible y lo más parecido a la planificación que me manda mi entrenadora, siendo mi disciplina el decatlón todas las pruebas son distintas en el modo de ejecución, además todos los artefactos y materiales utilizados en decatlónn son diferentes de una prueba a otra, entonces en casa me las tengo que ingeniar para poder realizar los entrenamientos de un modo más específico a la prueba que toque cada día. Por suerte los rodajes y calentamientos los realizo en una cinta rodante que me regaló mi madre por mi cumpleaños a los 12 años cuando me detectaron la diabetes para hacer ejercicio en casa los días que hiciera mal tiempo y tuviera hiperglucemias, por suerte esa cinta me está salvando en esta situación de confinamiento, aunque es sencilla y no va muy rápido pero su función hace. Para el resto de pruebas pongo a trabajar el ingenio. Ya me he construido unas vallas con las patas de la mesa, una pértiga con unos palos extensibles para pintar, y una jabalina con un rail de cortina, y una cuerda enganchada al techo, además de las típicas botellas, garrafas de agua y palos de escoba para hacer pesas. Por lo tanto trabajando tanto físicamente como mentalmente.

¡Espero que esto acabe pronto! Lo primero indudablemente es la salud de las personas, todo lo demás pasa a un segundo plano. Tenemos que ser fuertes anímicamente, positivos y conscientes de la etapa que estamos viviendo, para que entre todos podamos volver a la normalidad lo antes posible.

Este periodo de confinamiento “obligado” sin poder ver, tocar o abrazar a nuestras personas más queridas nos servirá en cierto modo para darnos cuenta de lo que realmente merece la pena en la vida, las personas que nos rodean, que hacen de nuestras vidas y que realmente nos quieren.

Podéis seguir s Sergio en Facebook o Twitter.

Compártelo a través de

También te puede interesar