Receta de temporada: ensalada de remolacha y zanahoria

Hay una costumbre muy sana (y sostenible) que no deberíamos perder es la de usar productos de temporada, que llegan más frescos a nuestra mesa, y contribuyen a mejorar el medio ambiente.

Por eso hoy vamos a proponer una ensalada que utiliza dos verduras que podemos encontrar estos meses de septiembre-octubre frescas en nuestra frutería: la remolacha y la zanahoria. Y también la manzana, una fruta que comparte temporada.

Aunque la remolacha tiene bastante sacarosa, también contiene fibra y pocas calorías, por lo que no suele provocar una fuerte subida de azúcar. Además, nos ayuda a controlar la presión sanguínea. La zanahoria, por su parte, nos aporta más fibra y micronutrientes, además de una buena cantidad de vitaminas. Al igual que la remolacha es una verdura sin almidón, lo que la hace más recomendable para las personas con diabetes.

La manzana también es una importante fuente de fibra, lo que regulará la absorción de los azúcares del plato.

Vamos a necesitar:

  • 2 zanahorias (unos 150 gr)
  • Media remolacha (unos 125 gr)
  • 1 manzana verde
  • Unos piñones (o pipas)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 poco de sal

Es tan fácil como pelar y lavar todo, para luego rallarlo y que nos quede más finito. Algunos quizá prefieran hervir un poco la zanahoria antes para comerla más blanda (tened en cuenta que eso aumenta su índice glucémico).

Luego solamente queda echarlo todo en la ensaladera, aderezar con aceite y un poquito de sal, y echar algunos piñones por encima.

Esta mezcla será para 3 personas, y cada una estaría consumiendo unos 11 gramos de hidratos, prácticamente todos ellos azúcares.

Para los niños podemos jugar con los colores, sirviéndola sin mezclar, remarcando los colores. O haciendo composiciones con ellos.

¡Así de sencillo tenemos ya un plato de comida rico, fresco, nutritivo, y de temporada!

Compártelo a través de

También te puede interesar