Receta de salteado de champiñones y espinacas

Hoy vamos a cocinar un plato rico en vitaminas, y sencillísimo de elaborar. Un delicioso salteado de champiñones y espinacas que podemos comer como plato principal, o bien utilizar como guarnición de una carne o pescado.

Los champiñones son ricos en vitamina B, que aumentan nuestras defensas, y en potasio, que nos ayuda a retener líquidos y evitar la deshidratación. Las espinacas, por su parte, contienen ácido alfa-lipoico, un antioxidante que reduce los niveles de glucosa, y aumenta la sensibilidad a la insulina.

Vamos a necesitar:

  • Medio kilo de champiñones enteros
  • 2 manojos de espinacas
  • 4 dientes de ajo
  • Un poco de pan rallado
  • Sal
  • Guindillas o pimienta blanca
  • Aceite
  • Perejil

Todo esto tendrá en total dos raciones de hidratos. Si lo dividimos en cuatro guarniciones, será 0,5 raciones de hidratos para cada persona.

Lo primero será lavar los champiñones, quitando la tierra y cortando la parte final del tallo.

Ahora lavaremos las espinacas, que podemos hervir en agua con sal (y escurrir bien después), o bien añadir a la sartén cuando los champiñones casi estén listos. Lo dejamos a vuestro gusto.

Cortamos ajo y champiñones en láminas finas, y en una sartén con un poco de aceite doramos los ajos. Añadimos entonces los champiñones, y unas guindillas si os gusta picante, o un poco de pimienta blanca si preferís algo más suave. Lo dejamos tapado 5 o 10 minutos, hasta que veamos que el champiñón está camino de ponerse tierno, que es cuando empezaremos a ajustar la salsa.

Para que la salsa quede a nuestro gusto, iremos retirando el agua que van soltando los champiñones y añadiendo un poco de pan rallado, para que espese.

Con los champiñones ya tiernos, añadimos las espinacas y lo salteamos todo. Podemos añadir algo de perejil en este momento, o al emplatar como decoración.

Y listo para comer, ¡ojo, que se enfría rápido!

Compártelo a través de

También te puede interesar