Receta de canelones de berenjena y ternera

Hoy vamos a preparar un plato muy energético y rico. Se trata de unos canelones rellenos de berenjena y ternera. La berenjena tiene mucha agua y fibra, mientras que el aporte proteico de la ternera nos dará energía para seguir funcionando el resto del día.

Necesitaremos (para 4 personas):

  • 12 canelones
  • 300 gramos de carne picada de ternera
  • 1 berenjena
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • Ajo
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 10 cucharadas de tomate frito sin azúcar
  • Queso rallado

Además, vamos a preparar una salsa bechamel, para lo que vamos a necesitar:

  • Medio litro de leche.
  • 30 gramos de harina.
  • 30 gramos de mantequilla.
  • Aceite de oliva.
  • Sal
  • Nuez moscada

Y anotemos, cada ración de canelones supondrá unas cuatro raciones de hidratos.

Lo primero será cocer los canelones con agua hirviendo y un poco de sal. Para que no se nos peguen, iremos echando las placas de una en una, y removiendo con mucho cuidado. Una vez hervidas, las meteremos en agua fría para que no se peguen unas con otras.

Mientras hierve la pasta, iremos picando la zanahoria, la cebolla y un par de dientes de ajo. Mientras más lo piquemos, mejor. Una vez picado todo, lo sofreímos un poco con una pizca de aceite de oliva, y comenzamos a picar la berenjena. La añadimos, junto a la carne, y seguimos removiendo unos minutos, hasta que la carne esté hecha, momento de añadir la salsa de tomate.

Es importante que el relleno no quede muy líquido, o se nos saldrá de los canelones a la hora de rellenar. Así que es mejor ir añadiendo el tomate poco a poco, y removiendo para comprobar la textura final. Aquí también añadimos sal al gusto.

Una vez listo el relleno y fría la pasta, pasamos a rellenarla. Vamos a ponerlas sobre una bandeja con algo de aceite para que no se peguen, o bien sobre un trapo limpio de algodón. ¡Una cucharada debe ser suficiente para el relleno, cuidado con pasarnos o no podremos cerrar bien el canelón!

Colocamos los canelones sobre una bandeja de horno engrasada con la mantequilla. Pondremos siempre el pliegue hacia abajo, así no se abrirán en el horno. Entonces cubrimos con un poco más de tomate, y la salsa de bechamel.

Para preparar esta última habremos puesto antes leche a calentar. Mientras en un cazo derretimos la mantequilla y freímos la harina, sin que se tueste. Una vez mezclada mantequilla y harina vamos vertiendo la leche caliente, removiendo todo a la vez. Una vez tengamos la textura, que será tras unos 3-4 minutos a fuego lento, siempre removiendo para que no se formen grumos, la vertemos sobre los canelones.

Metemos en el horno un par de minutos, y entonces sacamos, espolvoreamos el queso rallado, y lo volvemos a meter 3 minutos más para que el queso se gratine.

¡Ya sólo faltará disfrutarlos antes de que se enfríen!

Ah, y si te sobran y quieres congelarlos, no hay problema. Coloca film transparente al meterlos en un tupper, para que no se peguen.

¡Buen provecho!

Compártelo a través de

También te puede interesar