Receta de alcachofas al horno

A veces lo más sencillo es lo más delicioso. Por eso hoy te traemos una receta que brilla por su sencillez, y que no requiere de demasiada dedicación.

Se trata de un entrante muy sabroso, que hará las delicias de toda la mesa. El que suscribe ha estado en cenas de empresa donde han sido la estrella de la noche (y os aseguro que el resto de platos eran una competencia más que complicada).

Lo más importante en este plato es acertar con ingredientes de calidad. Si las alcachofas son buenas, el plato saldrá bien. Por contra, si son de una calidad discutible, tu plato pasará sin pena ni gloria. Aquí no hay más truco ni forma de salvarlo en la cocina, simplemente busca un mercado con buen género.

La alcachofa es una verdura que tiene la capacidad de disminuir el nivel de azúcar en sangre,y con pocas calorías nos aporta gran cantidad de vitaminas y minerales. Por eso es un alimento ideal para personas con diabetes o la tensión alta.

Necesitaremos simplemente alcachofas, aceite y una pizca de sal. Como con la alcachofa, usar un buen aceite también marcará la calidad del plato.

Simplemente tenemos que precalentar el horno a 180ºC. Mientras se calienta, cortamos el tallo de las alcachofas para poder ponerlas de pie sobre la bandeja, y también la parte superior para apretarlas con la mano suavemente y abrirlas un poco, separando las hojas.

Una vez colocadas en la bandeja del horno, basta un chorrito de aceite y una pizca de sal sobre cada una, antes de asarlas durante tres cuartos de hora.

Una vez las saquemos, solamente falta quitar las hojas exteriores, que estarán duras, con cuidado de no quemarnos. ¡Así de fácil!

Recordad que cada alcachofa (entera) suele tener un peso de unos 200 gramos, de los cuales 6 son hidratos.

Por supuesto cada uno puede darle su toque personal añadiendo pimienta, limón, u otro condimento en el momento de sazonar. ¡Eso ya lo dejamos a la inventiva y el gusto de cada uno!

Compártelo a través de

También te puede interesar