Mousse de chocolate sin azúcar

Ahora que entra el otoño, y dejamos los helados, volvemos a preparar postres para endulzar nuestras comidas. Hoy vamos a sugerir uno de los clásicos: la mousse de chocolate. Por supuesto, con una receta apta para personas con diabetes, y muy fácil de preparar.

“Mousse” en francés significa “espuma”, así que a nadie sorprenderá que este postre provenga de nuestro país vecino. Porque, aunque el primer registro escrito data del año 1755, cuando el cocinero Menon daba los pasos para preparar mousse de café, chocolate y azafrán. Entonces se preparaba con crema de leche y el huevo no se utilizaba siempre. Se mantenía fría en vasos de hojalata, hasta el momento de servirla en pequeños vasos de cristal.

Pero vamos a lo que de verdad os gusta: cocinarla y… ¡comerla!

Necesitaréis 6 huevos, 2 tabletas de chocolate negro sin azúcar, y 3 cucharadas de un edulcorante. Si lo hacemos con sucralosa, estaremos hablando de 16,2 g de carbohidratos en total (los que aportan aproximadamente las dos tabletas de chocolate, dependiendo de su pureza).

Lo primero es abrir los huevos, y separar la yema de la clara. Batimos las 6 claras a punto de nieve, a medida que vamos añadiendo la sucralosa.

Mientras tanto, podemos ir derritiendo el chocolate. Recuerda, hazlo despacio porque es muy fácil quemarlo. Una vez derretido, lo dejamos reposar un poco.

Batimos ahora las yemas, hasta que tengan un color blanquecino. Entonces podemos mezclarlas con el chocolate, y volver a calentar removiendo hasta que logremos una mezcla espesa y homogénea.

Cuando la mezcla está lista es cuando añadimos las claras, para volver a mezclarlo todo. En ese momento ya obtendremos la mousse, y lo único que falta es verterlo en moldes y dejarlo un par de horas en el frigorífico.

Como veis, si exceptuamos las dos horas de espera, es un plato que podemos preparar en apenas 15 o 20 minutos. ¡A veces los mayores placeres solamente necesitan de un esfuerzo muy pequeño!

Compártelo a través de

También te puede interesar