Entrevista a Susana Ruiz: 'La diabetes se vive de forma diferente en cada país'

Susana Ruiz es una aventurera que viaja por todo el mundo. Y su diabetes con ella. Esta montañera ha conocido algunas de las cumbres más importantes del planeta, y no ha permitido que la diabetes la deje sin nuevos retos.

El campamento base del Everest, el Kilimanjaro, Groenlandia... ¿qué visión te ha impresionado más en todas tus aventuras?

Todas las aventuras han sido maravillosas, cada una ha tenido su magia. Caminar entre las grandes montañas del Himalaya fue un sueño hecho realidad, jamás pensé en poder cumplirlo y sin embargo en 2013 allí estaba. En Groenlandia caminamos por glaciares, observamos icebergs desde el Kayak, auroras boreales, sin embargo, Kilimanjaro siempre será mi montaña. Fue una ascensión única, durante toda la noche, muy larga, caminando por encima de las nubes. Pese a que está a casi 6.000 m, en su cima pudimos bailar, cantar, es una montaña que transmite toda la energía vital del continente africano. Después llegó Elbrus en el Cáucaso en Rusia, cumbre que, a pesar de no poder alcanzar, pudimos disfrutar de llevar a cabo un trekking de aclimatación por el maravilloso valle de Iri Chat, de observar la cara norte del Elbrus con su grandioso glaciar. En 2018 en el Toubkal en Marruecos tuvimos la sensación de ascender una gran montaña, de más de 4.000 metros y disfrutar de un amanecer único e inolvidable. Y por supuesto la incursión al Sahara caminando entre las dunas y pasando las noches en las haimas, el silencio del desierto es inmenso. Su belleza también.

¿Cómo eliges un nuevo reto? ¿Por la dificultad, por el entorno...?

El primer año fue un sueño, llevábamos años haciendo montaña y teníamos el sueño de ver el Everest, de visitar Nepal para caminar por el Himalaya. Los siguientes retos fueron surgiendo con el tiempo, informándonos de las montañas a las que podíamos hacer, en el Kilimanjaro alcanzamos nuestra altitud máxima, de 5.895 metros, en Groenlandia hicimos kayak, en Marruecos combinamos un 4.000 con el Sahara.

Te has movido por todo el mundo. ¿Percibes que hay países con menos información, facilidades... para los diabéticos? 

La diabetes se vive de forma muy diferente en cada país, lógicamente el acceso a las medicaciones es muy diferente. En Nepal pudimos llevar a cabo una colaboración con el Hospital de Edumun Hilary donando insulina y glucómetros. En todos los países donde hemos estado la diabetes se conoce, otra cosa es como se trate o se viva en cada sitio. Tú, como viajero tienes que ser totalmente autosuficiente, llevar insulina de sobra y aparatos. Un monitor continuo de glucemia fiable es fundamental para solventar las hipoglucemias en montaña y controlar tu diabetes en ambientes totalmente diferentes a los habituales. También veo fundamental llevar contigo un seguro de Salud completo y adecuado con las diferentes circunstancias para tener todos los contratiempos asegurados en destino con diabetes.

Uno de los grandes retos en tus aventuras es la conservación de la insulina en temperaturas extremas. ¿Cómo lo haces?

Con cartera frío para la insulina que llevo de reserva para el viaje y un tapón enfriador para la que estoy utilizando en ese momento.

Y a ti, ¿cómo te afecta el frío del Nepal o el calor del Sahara? 

Normalmente sufro más hipoglucemias con el calor, pero en 2018 cuando fuimos al Sahara nos llovió ¡y nos hizo temperatura bilbaina¡! Así que no tuve problemas. El frío no me suele afectar demasiado. Sí la altitud, normalmente los primeros días de aclimatación necesito completar con insulina rápida para controlar las hiperglucemias.

¿Qué otras precauciones debes o recomiendas tomar a alguien con diabetes que se lance al montañismo?

Hay que hacerlo con tranquilidad, para una persona que practique montañismo y luego debute en diabetes, tiene que empezar a caminar por las mismas montañas que en su inicio a esta afición. Por aquellas montañas donde empezó con tranquilidad para conocer su diabetes e ir aprendiendo a controlarla poco a poco. Para una persona que no haya practicado nunca montaña y quiera empezar con diabetes, lo mismo tiene que recorrer un camino por cimas y senderos sencillos para ir subiendo de nivel e ir aprendiendo de como su diabetes responde. Anotar lo que le va bien y lo que no funciona. Qué hidratos necesita, llevar siempre geles, barritas, de sobra, ser totalmente autosuficiente en montaña. Además de los consejos habituales de agua, ropa etc. Recordar que lo importante siempre eres tú y la experiencia no la cima. Disfrutar del camino e ir alcanzando cimas con paso seguro. Preparar los recorridos bien, donde vas a poder a parar a comer, si hay refugios donde comprar algo o no etc...

Das muchas charlas sobre tu experiencia. ¿Qué es lo más importante que transmites? ¿Y qué te suele transmitir a ti la gente que va a esas charlas?

He tenido la suerte de poder compartir todas las experiencias vividas con gente de toda España, al final solo doy la charla que me hubiera gustado escuchar a mi con 11 años cuando debuté en diabetes.

Las personas con diabetes podemos perseguir nuestros sueños, teniendo siempre en cuenta nuestra enfermedad, controlándola, siendo conscientes de que viaja con nosotros en la mochila, pero con un buen control metabólico y haciendo las cosas con tranquilidad y método podemos perseguir y alcanzar nuestros sueños. Si en algún momento vemos que no podemos como me paso a mí en El Elbrus por un descontrol en nuestra diabetes, pensar que no ocurre nada, tomar la decisión adecuada, aprender de los errores y disfrutar del camino recorrido. Coger impulso para la próxima.

Durante estos años he recibido muchísimo cariño de todas las personas con las que he compartido mis experiencias, me suelen preguntar dudas, hay personas que después han empezado a hacer deporte y me envían fotos de carreras, montañas, es muy gratificante y estoy muy agradecida.

¿Cuál es tu próximo reto? ¿Y cuál ese reto que no será el próximo, pero que tienes en mente realizar algún día?

Este año debido a una lesión en L5 (hernia discal) he tenido que anular nuestro proyecto de realizar una travesía por los Pirineos. Tengo que centrarme en la recuperación, que también será un reto.

Estamos buscando apoyos económicos para poder continuar con los proyectos, nos gustaría seguir llevando a cabo trekkings de envergadura para poder seguir testando nuevos dispositivos y herramientas   para continuar transmitiendo noticias positivas en las charlas.

Este año las actividades paralelas:

CAMPAMENTO "SUSANA RUIZ MOSTAZO". Con la Asociación de ADILOR(MURCIA) 27 al 30 junio

21 Septiembre Donosti CHARLA

15 Noviembre Ourense

Agradecer el apoyo de Novalab,  Altus y Barchilon.

Foto: Carlos Larrechi

Sigue el día a día de esta aventurera en su blog http://susanaruizmostazo.com/

Compártelo a través de

También te puede interesar