'Enseña lo que has aprendido' Entrevista a Jedi Azucarado

Seguimos conociendo a las personas tras las redes más importantes relacionadas con la diabetes. Hoy hablaremos de Reflexiones de un Jedi Azucarado. Tras la capucha de Jedi Azucarado se encuentra Óscar López de Briñas, un comunicador vasco que pretende ayudar desde su página al empoderamiento de los diabéticos. Hoy hemos querido conocerle un poco más haciéndole unas preguntas.

- No creo que sea mucho suponer que serás fan de Star Wars... si tuvieses que pensar que uno de sus personajes es diabético... ¿quién sería?

- Por supuesto, soy el típico friki de la saga, al que le marcaron las tres primeras películas siendo chaval. Y lógicamente, si tengo que pensar en un personaje con diabetes debería ser un Jedi; y el referente de los jedi es el clásico Obi Wan Kenobi.

- Curiosamente el diagnóstico de diabetes de Lucas propició que siguiese estudiando cine en lugar de ir a Vietnam [LINK POST STAR WARS] . ¿Tiene que ver el nombre con la condición de Lucas o simplemente es casualidad? ¿Cómo surgió?

- El nombre viene porque al ser fan de la famosa saga galáctica, pensé que podría ser un buen leitmotiv para el blog y mi actividad en la Red. Y por deformación profesional buscaba un nombre con gancho, ya que soy publicista. Así que pensé… si casi el 10% de la población mundial la tiene, por pura probabilidad debería haber algún personaje de Star Wars que también la tenga. Y sin dudarlo pensé en un Jedi. Caballeros nobles, que buscan hacer el bien, la justicia… Eran los roles perfectos para el blog. Y así me convertí en un Jedi con diabetes. Azucarado, eso sí, al tener la enfermedad. Pero como Jedi, dispuesto a transmitir mis conocimientos, a ayudar y a mantener el equilibrio en la galaxia.

- Además de ayudar a los diabéticos a través de tu blog, has pertenecido a numerosas asociaciones de diabetes? ¿Qué labor cumplen estas asociaciones, y cómo animarías a los diabéticos a sumarse a las de su ciudad?

- Efectivamente, yo comencé en la diabetes entrando en la junta directiva de mi asociación local; la Asociación Vizcaína de Diabetes ASVIDIA. Allí estuve más de quince años intentando ayudar en todo lo que podía. Fui vocal, Vicepresidente, Presidente… y también fui Presidente de la Federación de Euskadi y miembro de la Asamblea General de la Federación Española de Diabetes FEDE. Y con esta trayectoria, tengo clarísimo que las asociaciones cumplen un papel básico en la ayuda a las personas con diabetes. Tanto en el día a día con la enfermedad como en la defensa de sus derechos, reivindicaciones ante la Administración y ayuda en la concienciación ante la sociedad de este problema creciente. Y aunque la Red les ha robado mucho protagonismo, hay que recordar que internet no nos va a defender de nuestros derechos ni va a movilizarse para exigir prestaciones a nuestro sistema sanitario, por ejemplo. Ni nos va a proporcionar determinados tipos de ayuda cara a cara que jamás podrá ofrecernos la Red… a pesar de que soy un convencido de la Red y sus bondades en esto de la diabetes.

- ¿Colaboras a día de hoy con alguna?

- Colaboro yendo a dar charlas allá donde me llaman. Procuro hacer todo lo posible para acudir cuando me dicen en alguna asociación que les gustaría una charla mia. Sé de las dificultades que tienen para organizar actos y eventos, su precariedad económica, su difícil situación… Así que mi sentimiento altruista sigue intacto en todo lo que respecta a las asociaciones y estoy dispuesto a ayudar en la medida de lo posible.

- Eres un gran aficionado a la tecnología, ¿qué es lo último relacionado con la diabetes que te ha sorprendido?

- Siempre digo que la tecnología está presente en la diabetes tanto directa como indirectamente. Disfrutamos de muchas cosas que detrás tienen tecnología y se han conseguido gracias a ella. Así que podría decir que me llaman la atención desde las nuevas bombas de insulina que en menos de un lustro serán casi totalmente automatizadas y gestionadas desde nuestro móvil hasta las últimas insulinas inteligentes, que tendremos en no mucho tiempo y que actuarán sólo cuando la glucosa esté alta.

- Debutaste con diabetes antes de que hubiese blogs como el tuyo. ¿Cómo recuerdas ahora aquella falta de información?

- Mal. La recuerdo muy mal. Eran tiempos de autoaprendizaje, de buscarse la vida. No había la formación que hay ahora, que aunque mejorable y aún por extender a los tipo 2, ya la tenemos casi todos los tipo 1. No había internet, no tenía una forma fácil de documentarme y aprender por mi cuenta. Así que fui descubriendo lo que era la diabetes a base de vivirla. Mis primeras hipoglucemias no sabía lo que eran: yo notaba temblor de manos y cierta inestabilidad, y veía que comiendo algo se me pasaba. Así era la diabetes de los 80. Mucho, muchísimo más difícil que la de hoy día en lo relativo a empoderamiento.

- ¿Y cómo valoras la información a día de hoy? ¿Tenemos un buen nivel de blogs diabéticos en España?

- Hacer un blog no es algo que abunde. Porque exige mucho tiempo y dedicación. Y cualquiera no quiere dedicar ese tiempo. Yo -por suerte para los que me siguen- ahora tengo ese tiempo porque estoy buscando trabajo y eso me permite dedicarme más a la diabetes. Pero cualquier persona no tiene el tiempo ni las ganas para dedicarlo a crear un blog. Así que lógicamente los blogs que tenemos disponibles son más bien pocos. Y muchos se hacen con más voluntad que profesionalidad. Pero todos, sean como sean, tienen las mismas ganas de aportar y de ser útiles. Aún con todo, sí creo que tenemos varios blogs en nuestro país que yo destacaría sobre los demás.

En cuanto al nivel de información disponible, lo resumiría diciendo que lo tenemos TODO. Hoy la Red nos permite obtener lo que queramos a golpe de clic. Podemos acceder a cualquier tipo de información sobre diabetes: blogs de todo el mundo… portales científicos… grupos de pacientes… páginas informativas de entidades públicas o privadas… o si ya somos más implicados de lo normal, también a documentación científica (ensayos, publicaciones…). A veces no nos damos cuenta de lo maravilloso que es poder acceder a las respuestas en tan sólo unos segundos. Quienes hemos conocido la era pre-internet creo que lo valoramos más.

Compártelo a través de

También te puede interesar