Cómo evitar el riesgo de hipoglucemia cuando haces ejercicio

El ejercicio es altamente recomendable para las personas con diabetes, ya que nos ayuda a mantener nuestro peso, y a regular nuestro metabolismo. Pero, sobre todo, ayuda a disminuir los niveles de glucosa en la sangre de dos formas: aumentando la sensibilidad a la insulina durante y después del ejercicio; y usando glucosa de la sangre directamente al contraer los músculos, sin necesidad de la acción de la hormona.

Pero este descenso de la glucosa tiene un riesgo que debemos controlar, que es el de entrar en una hipoglucemia. Los efectos de disminución de la glucosa pueden darse hasta 24 horas después del ejercicio, por lo que hay que prestar atención a nuestros niveles en sangre para actuar si es necesario.

¿Cómo podemos evitar este riesgo? Veamos algunos consejos básicos.

  • Antes de hacer ejercicio: controlaremos nuestros niveles de glucosa. Si los niveles están muy bajos y/o hay presencia de cuerpos cetónicos, tendremos que posponer el entrenamiento. Si están medianamente bajos quizá sea recomendable subirlos un poco antes de comenzar la actividad. Si la actividad estaba programada, deberemos disminuir la dosis de insulina en la comida previa, para compensar el efecto del ejercicio.
  • Durante el ejercicio: si el ejercicio es corto y no especialmente intenso, debería ser suficiente con medirnos la glucosa antes y después. Si es más largo, debemos intentar medir la glucosa en algún punto intermedio, y consumir algún hidrato rápido si lo vemos necesario.
  • Después del ejercicio: es importante observar cómo responde nuestro cuerpo a la actividad, para ir aprendiendo de cara a las próximas ocasiones en las que hagamos ejercicio. Especialmente si vamos cambiando la actividad o su intensidad. Siempre haremos un control antes de ir a dormir, para evitar una hipoglucemia nocturna. Recordad que, como hemos dicho antes, el efecto hipoglucémico del ejercicio puede durar incluso 24 horas. Por supuesto, ¡nada de saltarse una comida después de hacer ejercicio!

Como veis, se trata solamente de tener un buen control de los niveles de glucosa para evitar ningún susto innecesario. Con ese cuidado, podemos hacer ejercicio sin ningún problema, y disfrutar de todas las ventajas para nuestra salud, física y mental, que produce el deporte. Por supuesto, consultando antes con los profesionales de la salud cualquier duda que podáis tener al respecto.