Beneficios de tener una mascota si tienes diabetes

¿Hay algo más tierno que una mascota? Estos pequeños están sólo para ofrecer amor, cariño incondicional… ¡y para mejorar tus niveles de glucosa! Porque tener una mascota te ayuda de forma indirecta a controlar mejor tu diabetes. ¿Que cómo lo hacen?

Para empezar, los perros o gatos nos mantienen más activos. Darles un rato de juego al día, pasear a los canes… nos obliga a levantarnos del sofá y ser un poco menos sedentarios. Un perro pequeño, por ejemplo, con sus tres salidas diarias, puede ser una gran ayuda para esas personas mayores a las que les cuesta salir a pasear por sí mismos. Hay estudios que indican que las personas con perro suelen andar el doble que las que no lo tienen, y es más probable que cumplan con sus propias necesidades diarias de ejercicio.

Además, al salir de casa al pasear al perro, no sólo socializa él, también nosotros. Eso elimina la sensación de soledad, ya sea la genérica o la que concretamente puede afectar a las personas con diabetes, especialmente las recién diagnosticadas.

Incluso animales menos sociales como gatos o pájaros nos llevan a la tienda de animales, el veterinario... y a conocer y charlar con otros dueños.

Por si fuera poco, estos paseos diarios nos fuerzan a llevar un horario más estructurado, ayudándonos a controlar mejor nuestros niveles de glucosa haciendo ejercicio o comiendo a las mismas horas cada día.

El Centro para el Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC) además nos ofrece otro dato importante: las mascotas mejoran tu presión sanguínea, los niveles de colesterol y los de triglicéridos. Y es que acciones tan simples como acariciar a nuestra mascota mejoran nuestro estrés, nos relajan, y nos hacen más felices.

Psicológicamente, tener una mascota nos hace abandonar nuestro cascarón, y ocuparnos de algo más allá de nuestra persona. Eso nos hace ver nuestros problemas de una forma más relativizada.

Y esas son las principales ventajas genéricas. Porque no olvidemos que también hay perros que detectan las hipoglucemias a través del olor del aliento o el sudor.

Así que ya sabéis, poned una mascota en vuestra vida. Eso sí, ¡hacedlo con la responsabilidad con la que os ocupáis de vuestra diabetes!

Compártelo a través de

También te puede interesar